Efecto Bolillo vs Realidad Bolillo

Hernán Darío “Bolillo” Gómez asumió como Director Técnico de Independiente Medellín en diciembre de 2020. Decisión acertada. El momento exigía un entrenador con identidad roja y conexión con la gente… y de esos en el mercado, y posibles, pocos.

El Efecto Bolillo liberó presión a los directivos, dio confianza a los jugadores, unió a los aficionados. Hernán Darío tiene experiencia y espalda para hacerse cargo, para asumir y liderar, para aguantar la exigencia y “dar manejo”.

En su momento se calmaron las aguas. Con las dificulatades económicas propias de los últimos años y agudizadas por la pandemia, Bolillo armó-avaló su primer plantel. Con ese equipo y el primer envión del efecto, ganó la Copa Colombia 2020 el 11 de febrero de 2021.

Era el camino rápido de lograr algo, una forma directa y corta de ser campeón… pero no por eso era fácil. Cuartos, semi y final; tres partidos. Ganó, ganó, empató y se coronó campeón desde el punto penal. El Efecto Bolillo lo hizo, era un equipo solidario, fuerte en defensa, comprometido colectivamente, ganó bien. Todo era alegría.

Pero bueno, la Liga era otra cosa. Competencia extensa, de regularidad, con el Covid 19 dando vueltas. El plantel era corto, la defensa aunque fuerte por momentos dio ventajas, el ataque con pocas variantes, y ni siquiera con un Vuletich enchufado y goleador Medellín se pudo meter a las finales. Lesiones e infectados hubo en DIM y en todos los equipos, lo cierto es que no clasificar entre ocho de 19 es hacer un mal torneo.

Empezó a acabarse el efecto, la novedad desapareció, pero bueno, quedaba el ahorro moral del título. Así comenzó la Liga 2021-2, Bolillo volvió a armar-avalar un plantel que en nombres y características es más que muchos equipos en Colombia, pero que en la cancha le costó demostrarlo.

Mucho empate, poco espectáculo, ausencia de confianza. La Realidad Bolillo no fue otra que un equipo que pasaba de pelear mano a mano a ser superado de un partido a otro, pero que muy pocas veces se impuso con solidez y dominio amplio.

De nuevo, aunque en menos de la mitad del torneo, clasificación a los ocho complicada, además eliminado en Copa de local.

En medio de todo eso, más allá de los resultados que aunque son vitales no son lo único… ¿Que iba quedando? El FPC compra poco. Mucho préstamo, mucho contrato de un año, ahí se pierde algo de identidad, algo de sentido de pertenencia, pero se puede compensar con el talento propio, con lo que se promueve de las divisiones menores.

En el fútbol aficionado vimos y disfrutamos una buena camada con jugadores entre el 2000 y el 2004, más o menos. Un DIM peleando y divirtiendo en los Torneos Nacionales de clubes, además aportando mucho más de su media a la Selección Colombia. Muchos de ellos venían con proceso y minutos en e profesonalismo, también con faltantes normales, pero el proceso iba bien.

Ahora, un panorama diferente. Ya Juan Manuel Cuesta y Edwin Mosquera se fueron a préstamo estando casi relegados. Miguel Monsalve ni entra en convocatoria cuando regresa de Selección Colombia, Estupiñán se perdió del radar, el lateral Mosquera desaparecido. Ni Yulián Gómez que es mayor tiene buena experiencia, aparece. Juan Carlos Díaz es el de más minutos, y juega cuando hay lesiones.

Otro ejemplo, los centrales. Se fueron sin opción de figurar Guillermo Tegüé, Juan José Parra, Brayan Carabalí y hasta Jaime Giraldo. En 2021 llegan Didier Bueno y Juan José Aguilar. Llamativo.

Si los resultados escasean por un proceso claro con fuerte inclusión de juveniles propios, quizás se entendería; pero hoy la Realidad Bolillo no incluía ninguno de los dos aspectos. Hay desvalorización de nómina.

Nada ni nadie le quitará el título ganado a Bolillo Gómez, mucho menos su trayectoria, su nombre y sus Mundiales, pero hoy el proceso mostraba una realidad distante al deber ser de DIM y a la capacidad y conocimiento de su cuerpo técnico.

Hernán Darío Gómez renunció a la dirección técnica de Independiente Medellín el 6 de septiembre de 2021. Decisión acertada.

También te puede interesar: Sin Gambeta | Andrés Felipe “Pecoso” Correa

EBdT
Fútbol Escrito
@tiagoaristi

2 comentarios

  1. Tiago: Muy acertado análisis, después de la novedad y furor que generó la llegada de HDG, todo volvió a la normalidad. No se desconocen los títulos de copa, pero desde su llegada al Dim los Marmolejo, Vásquez, Cadavid, Díaz entre otros, no saben lo que es clasificar a finales en liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *