¿Quién es Ruyery Blanco?

Ruyery Alfonso Blanco Yus. Delantero samario de familia y tradición futbolera, ya pegó y figuró en la B, ahora quiere dejar huella con Atlético Nacional, figurar en primera y consolidarse como un futbolista de talento y proyección.

Su padre se llama Debray Blanco y jugó fútbol profesional. Uno de sus hermanos que también se llama Debray al igual que el padre, pasó por Unión Magdalena y ha jugado en el fútbol de Nicaragua. Otro de sus hermanos también es futbolista profesional, Jhonier Blanco, delantero con formación en CD Estudiantil de Medellín y debut como profesional en 2021 con Rionegro Águilas.

Como es de suponerse, su nombre proviene del exfutbolista argentino Óscar Ruggeri. Su padre era un fiel admirador del “Cabezón”, imitaba su juego aéreo en las canchas, y por esto usó el apellido de su referente como nombre para uno de sus hijos.

Nació en Santa Marta el 7 de diciembre de 1998. Parte de su familia por el lado materno es antioqueña, incluso cuentan que su abuela es hincha apasionada de Atlético Nacional.

A Ruyery le apodan “Lagarto” o el “Lagarto Blanco” ya que desde hace años siempre admiró y siguió al futbolista Diego Costa, incluso, dicen quienes lo conocen que era casi una obsesión por el delantero brasilero nacionalizado español. Por esto, sus amigos le dicen “Lagarto” y Ruyery corresponde al apodo arrastrándose por el suelo en la celebración de sus goles.

Debutó como profesional con 17 años jugando para Unión Magdalena, año 2016, luego de hacer un buen Torneo Nacional Sub 17 de clubes con el mismo equipo. Es centrodelantero, de buenos movimientos, buena técnica, de esos nuevo “que saben jugar”. Le gusta patear penales y lo hace con ambas piernas.

Su tercer partido como profesional fue extraño y especial. Enfrentaban a Universitario de Popayán como visitantes, estadio Ciro López. Ruyery inició como suplente, ingresó al minuto 43 del primer tiempo, marcó su primer gol profesional al 46 y al 47 se fue expulsado. Cuando iba a ingresar recibió críticas, insultos y burlas por su físico, ya que mostraba poca fuerza y corpulencia por su apariencia delgada. “El Lagarto” entró, anotó y lo primero que hizo fue dedicárselo a la tribuna con gestos groseros, algo así como “flaco pero con huevos”. El temperamento le jugó una mala pasada.

Con Unión Magdalena ha jugado un poco más de 80 partidos y ha anotado 30 goles.


Llega a Atlético Nacional con 22 años y luego de ser uno de los mejores delanteros de la segunda división en los últimos semestres, lo que lo puso en carpeta de los grandes. Fue pretendido también por Junior de Barranquilla y América de Cali.

Éxitos al “Lagarto” Ruyery Alfonso Blanco Yus. Que su adaptación a la exigencia de Atlético Nacional sea rápida y que pueda competir por un puesto para demostrar sus condiciones y dejar su huella con fútbol y goles.

#EBdT
#FútbolEscrito
@tiagoaristi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *