Grandes duplas vol.5

Francisco Javier González Pérez y Mauro da Silva Gomes

Ídolos de Riazor, dos volantes que con buen fútbol, capacidad y esfuerzo consiguieron lo que nadie se imaginaba. Quizás ninguno de los dos marque en las encuestas como un gran referente del fútbol mundial y quizás no hayan brindado el espectáculo de otros, pero… no se recomienda hablar mal de Fran y Mauro Silva en la comunidad autónoma de Galicia, España.

Fran, español, hizo toda su carrera en el Depor, destacaba por ser un zurdo habilidoso, elegante y de gran técnica en sus pases. Mauro, brasilero, volante defensivo de mucho liderazgo, buen recuperador. Entre otros, estuvieron acompañados de buenos futbolistas como Veloso, José Ramón (hermano de Fran), Donato, Bebeto, Djalminha, Makaay y Juan Carlos Valerón; pero no de grandes estrellas, esas estaban en Madrid y Barcelona.

Juntos batallaron, juntos ganaron y juntos se despidieron jugando último partido con el Depor de La Coruña el 22 de mayo del 2005. “La realidad ha superado la ficción”, dijo el brasilero en la rueda de prensa de despedida. ¿Y cómo no? Si ganaron, con un equipo que se hizo protagonista en el camino, nada menos que una Liga de España, dos Copas del Rey y tres Supercopas. Eso se llama hacer historia.

Mauricio Alejandro Molina Uribe y David González Giraldo

Aunque sus condiciones y posición dentro del campo no los pone en la memoria del futbolero como una dupla histórica, el fútbol y la vida los unió para siempre.

Mauricio y David son el mismo Independiente de Medellín. Del talento de este par, acompañados de otros grandes jugadores de fútbol, se forjó una maravillosa época del club antioqueño, quizás la más importante de su historia, aquella en la que volvieron a ser campeones de la liga local después de 45 años y luego protagonistas de la Copa Libertadores de América con un fútbol brillante y un equipo entrañable.

Además de sus condiciones técnicas, se caracterizaron por su carácter futbolístico, esa capacidad de afrontar y asumir en la difíciles. Sin ser canteranos del club, encajaron perfectamente en un equipo lleno de barrio, “verraquera” y mucha personalidad a pesar de la juventud; un equipo que dio de qué hablar en todo el continente. 13 años después, ya con el mundo recorrido, se volvieron a encontrar en la casa roja para ser campeones nuevamente y sellar juntos su postulación a ídolos máximos de un equipo de más de 100 años.

Paolo Rossi y Marco Tardelli

Protagonistas del resurgir de Italia en la máxima competición de selecciones absolutas. Paolo y Marco fueron vitales para el título de su país en el Mundial de España 1982, tras 44 años desde su última consecución.

Marco, de 1954, volante, jugó en Pisa, Como, Juventus, Inter y San Gallo (Sui). Paolo, de 1956, delantero, jugó en Como, Vicenza, Perugia, Juventus, AC Milan y Hellas Verona. Fueron compañeros en Juventus y jugaron juntos los Mundiales de 1978, 1982 y 1986. Fue precisamente en 1982, año en el que eran compañeros en una de las mejores Juventus de la historia, que se juntaron en el Mundial para llevar a Italia a su tercer título Mundial.

En un campeonato contra la Argentina de Pasarella y Maradona, el Brasil de Sócrates, Zico y Falcao, la Alemania de Rummenigge, la Francia de Platini, Tresor y Giresse… aparecieron Rossi y Tardelli, acompañados de Zoff, Scirea, Gentile, Conti, Graziani y compañía. De menos a más. Italia empató los tres partidos de su grupo y avanzó al triangular de segunda ronda donde derrotó a Argentina y Brasil, en la semifinal venció a Polonia y en la final derrotó a Alemania.

Paolo Rossi fue el goleador y figura del Mundial con 6 anotaciones y Marco Tardelli dejó una celebración con un grito imborrable tras marcar el 2-1 parcial en el partido por el título frente a Alemania en el Estadio Santiago Bernabéu (3-1).

@tiagoaristi
#EBdT
#FútbolEscrito
#GrandesDuplas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *