Grandes duplas vol.4

Davor Suker y Zvonimir Boban

Dos carreras deportivas exitosas marcadas por gritos de independencia y aires de cambio. El primer gran logro internacional lo consiguieron en 1987 jugando para la Selección Yugoslavia, consiguiendo el título del Mundial Sub 20 en Chile 1987 y además ganando Boban el Balón de Bronce y Suker la Bota de Plata del Juvenil. En 1989 se volvieron a juntar por dos temporadas en el Dinamo Zagreb, en 1990 Suker jugó el Mundial en Italia de nuevo con Yugoslavia y en 1991 ambos emigraron a clubes internacionales buscando un mejor futuro, Boban al Bari de Italia y Suker al Sevilla de España.

Tras la declaración de independencia a finales de 1991, el gran grupo yugoslavo se disolvió, pero Boban y Suker quedaron del mismo lado, Croacia era su patria y ahora defendían la camiseta ajedrezada. Primero fue en la Eurocopa de 1996 y luego en su primer Mundial en 1998. Nacía otro sueño: jugar ante los grandes y hacer historia con su bandera como mejor arma. La Croacia de Boban y Suker, la de Prosinecki, Jarni, Asanovic, Simic, Tudor, Stanic, Soldo y compañía, fue la grata revelación del torneo, se quedó con el 3er lugar y además distinguió a su delantero Davor Suker con el Balón de Plata y la Bota de Oro por ser el goleador del certamen con seis anotaciones.

Boban luego fue figura con el AC Milan y Suker con Sevilla y Real Marid. El 10 y el 9, líderes de los primeros pasos futbolísticos de un país.

Vítor Borba Ferreira Gomes Rivaldo y Ronaldo Luís Nazário de Lima

Par de futbolistas históricos, referentes de época. No coincidieron en clubes pero sí varios años en la Selección Brasil: JJOO, eliminatorias, Copas América y Mundiales.

Tras ser vapuleados con un 3-0 contundente en la final de Francia 1998, volvieron a la final en el siguiente Mundial (2002) como protagonistas y se quedaron con el título tras vencer 2-0 a Alemania en el Estadio Internacional de Yokohama. Era una selección llena de figuras como Roberto Carlos, Cafú, Lucio y Ronaldinho, pero con Rivaldo (10) y Ronaldo como líderes deportivos (9). Sumando los goles de ambos, anotaron 13 de los 18 goles de Brasil en esa Copa del Mundo. El delantero fue el máximo artillero con ocho y el volante fue el tercer anotador con cinco goles.

Rivaldo era clase, exquisitez y gol. Ronaldo era todo, un nueve capaz de sobrevivir en cualquier ambiente.

Andrew Alexander Cole y Dwight Eversley Yorke

“Si hubiera tenido un arma, le habría disparado”, las palabras de John Gregory, entrenador del Aston Villa, al enterarse de que Dwight Yorke había decidido irse, sonriente como siempre, al Manchester United por 12,6 millones de libras en 1998. Allí lo esperaba Alex Ferguson, quien solicitó a sus directivos contratar al delantero nacido en Trinidad y Tobago, tras no concretarse su primer pedido: Patrick Kluivert. También lo esperaba, pero sin saberlo, el delantero inglés Andrew Alexander Cole.

La idea inicial de Ferguson no era precisamente tenerlos juntos en la delantera del equipo rojo, pues Sheringham y Solskjaer también hacían parte de la plantilla. Coincidieron en un partido de Premier en octubre de 1998 frente a Southampton y desde ahí tuvieron partidos juntos, pero fue en enero de 1999 en una victoria 6-2 frente a Leicester cuando el destino los unió; en ese partido Yorke marcó tres goles y Cole marcó dos. “Jugaron juntos y algo sucedió ese día. Comenzaron a socializar y a salir juntos del campo, se creó un respeto mutuo. No les importaba cuál de los dos marcaba, eso es único en dos delanteros”, dijo años después su excompañero Gary Neville. Dato suelto: Yorke era apodado “el asesino sonriente”.

Comenzaron a jugar casi que de forma telepática, haciendo valer la creación de jugadas ofensivas de un gran equipo, y así llegaron goles de todas las formas y sabores. Potentes cabezazos, deliciosas definiciones y remates furiosos, el menú era variado. Juntos durante cuatro temporadas, de 1998 a 2002 marcaron 128 goles, es decir, 32 goles por temporada. Sin dudas la más importante de ellas fue la primera (1998-1999), cuando lograron el gran triplete: Premier League, FA Cup y Champions League, en esa inolvidable final frente al Bayern Munich.

Un inglés y un trinitario comandando el ataque del Manchester United y dejando goles y jugadas colectivas para la historia. Como jugadores individuales eran algo, pero como pareja eran todo

@tiagoaristi
#EBdT
#FúbolEscrito
#GrandesDuplas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *