Sobre promesas | Yerson Mosquera Valdelamar

La vara está alta, pero tiene condiciones y mentalidad para dar la talla. Yerson es un defensor central antioqueño que sueña con imitar lo hecho por grandes talentos defensivos en lo últimos años, que han debutado en Atlético Nacional, se han consolidad en el profesionalismo y ahora juegan en el exterior.

Nació el 2 de mayo de 2001 en Apartadó, mide 1,88 m. y ya acumula varios meses y decenas de entrenamientos con el plantel profesional que dirige Juan Carlos Osorio. Es de perfil derecho pero tiene un buen manejo de su pierna izquierda y calza once y medio en americano. Sus condiciones hacen pensar que pueda seguir los pasos de jugadores como Steffan Medina, Felipe Aguilar, Dávinson Sánchez, Carlos Cuesta o del mismo Andrés Felipe Reyes que ahora juega en el Inter de Miami en la MLS.

“Ye”, como lo llamaban sus amigos en la infancia, se crió en Nueva Colonia, un corregimiento del municipio de Turbo con extensos sembrados de banano y abundante palma de cera africana, allí vivió toda su infancia junto a sus padres Jesús Adán Mosquera Mosquera, su madre Myriam Valdelamar Amor, sus ocho hermanos de sangre: Luz Stella, Marta Liliana, Ingrid Paola, Luisa Fernanda, Jesús, Fernando, Deiver Stiven, Liceth; y su hermano de crianza Gustavo.

En su familia hay antecedentes de buen fútbol. Su tío es el talentoso exfutbolista Elkin Murillo Amor, que pasó por equipos como Deportes Quindío, DIM, Deportivo Cali, Atlético Nacional, Liga Deportiva Universitaria de Quito, entre otros, además de jugar con la Selección Colombia y ser campeón de la Copa América 2001.

Yerson tuvo sus inicios futbolísticos precisamente en el club de su tío, la Fundación Elkin Murillo Amor, la cual luego de un tiempo fue dirigida por su otro tío Jhon Jairo Murillo y por eso cambió el nombre a Fundación Nayo Murillo. De allí llegó al club donde recuerda pasar sus mejores tiempos de niño, el equipo Urabá Junior. De Urabá salió para unirse nuevamente al proyecto familiar pero esta vez en el departamento del Quindío con el club Filanda Fútbol Club y de allí dio el paso a Atlético Nacional.

De niño jugaba como delantero y extremo, tenía habilidad y velocidad para atacar, “ufff era rapidísimo”, recuerda Yerson. A partir de los once años lo empezaron a ubicar como volante o como él mismo dice “de medio centro”. En esa posición aprendió a marcar y a defender y sirvió para que lo retrasaran un poco más a la posición de defensor central. “Esas han sido mis posiciones en la cancha, pero la que más me ha gustado es la de central. Me gusta mucho jugar ahí, me gusta marcar y me divierte mucho hacer ese trabajo”.

Llegó a Atlético Nacional en 2018. Pese a sus buenas condiciones futbolísticas no ha sido fácil mantenerse y abrirse un lugar hasta el punto de estar en el grupo profesional que trabaja para regresar a la competencia post-pandemia. “Ha sido un proceso muy difícil, la verdad. He logrado aprender mucho, he ganado mucha experiencia por todas las competencias que se tienen acá”.

Con disciplina y entrega ha ido superando obstáculos y avanzando en su proceso, pero además ha ganado títulos y se ha destacado en las diferentes categorías. Con las fuerzas básicas de Nacional fue campeón dos veces en los Torneos Departamentales de la Liga Antioqueña de Fútbol: en la categoría Juvenil en 2018 y en la categoría Primera A en 2019.

Dentro de la cancha es un defensor fuerte, rápido, líder, con buena técnica y mucha capacidad en el uno contra uno. Fuera de la cancha se define como un buen compañero: “Soy alegre, me gusta estar feliz y darle alegría a mis compañero para ayudar a unir el equipo”.

En 2019 fue convocado por la Selección Antioquia para disputar el Torneo Nacional Juvenil y se coronó campeón siendo titular junto a compañeros como Sebastián Guerra, Juan David Mosquera, Germán Meneses, Yoni Mosquera, Nelson Palacios, Agustín Cano, Juan Manuel Cuesta, Carlos Andrés Paternina, Jhon Jader Durán, Stiven Sánchez, entre otros.

Su gran desempeño con el club y con la selección departamental le valieron para ser convocado a la Selección Colombia Sub 18 que ganó el torneo SBS Cup International Youth Soccer en Japón y para hacer parte del nuevo proceso de la Selección Colombia Sub 20 que jugará el Torneo Sudamericano en Colombia en el 2021. “Estar con la Selección Colombia ha sido como un sueño, una experiencia única, hermosa”.

En Urabá lo llamaban “Ye”, en Quindío le decían “Murillo” por el apellido de su tío y en Medellín le llaman “Yerri”, primero por ponerle cariño y cercanía a su nombre y también por la alegría, el sabor y los bailes al estilo de Yerri Mina. “Me gusta mucho bailar y lo hago bien, mis celebraciones son bailando”. A estos apodos le sumamos el que recibió de sus nuevos compañeros en el plantel profesional de Atlético Nacional: “Hormiga”, así lo llaman Helibelton Palacios y Yerson Candelo por el parecido con un personaje de una película animada.

Ha tenido cerca a grandes personas y grandes entrenadores en su proceso. Destaca de forma especial a Jhon Jairo Murillo quien lo entrenó y fue el que lo ubicó como defensor central, también a su otro tío Elkin Murillo de quien aprendió aspectos técnicos y también de sus experiencias como profesiona; al entrenador más especial, Pedro Pablo Palacios del municipio de Turbo, a quien le agradecerá por siempre el apoyo humano y económico que le brindó hace unos años cuando él y su familia lo necesitaban; y en Atlético Nacional a Hernán Darío Herrera por su exigencia, e igualmente a los otros entrenadores que también le han aportado: Alejandro Restrepo, Diego Mazo, León Villa y Nicolás Herazo.

Lo de Juan Carlos Osorio es tema aparte. Yerson ha tenido la oportunidad de estar con el primer equipo y continuar su proceso formativo con un entrenador de élite. “Me he sentido súper, súper bien. He aprendido muchas cosas y si Dios y la vida lo permiten seguiré aprendiendo muchas cosas más”. Lo que más destaca es el aprendizaje diario y la disposición del “profe” Osorio para enseñarles sobre el juego y sobre la vida. “Sobran las palabras. Creo que es uno de los mejore técnicos de Sudamérica y el mundo. Además es una gran persona”.

En su posición admira mucho a Davinson Sánchez por sus grandes condiciones: velocidad, buenos cambios de orientación, destacado en los cierres y buen juego aéreo. En Colombia admira en gran medida a su compañero Helibelton Palacios. “Es uno de los grandes ejemplos a seguir. Es muy disciplinado, atlético, inteligente y concentrado”.

Sueña primero con destacarse en Atlético Nacional, ser reconocido como un gran jugador, hacer buenos torneos y ganar títulos, para luego cumplir el sueño del fútbol internacional. “Sueño hace una gran carrera para sacar a mi familia y amis amigos adelante. Quiero tener mucho progreso y triunfar”.

“Yerri” quiere y puede. Tiene talento y se ha esforzado por llegar a donde está. Ahora solo necesita que el fútbol le de una oportunidad para demostrar todo lo que viene preparando desde que pateó por primera vez una pelota en Nueva Colonia.

@tiagoaristi
#EBdT
#FútbolEscrito
#SobrePromesas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *