Las culpas de la División

Es propio de nuestra cultura definir culpables con prontitud y dureza, si son pocos, mejor, si es uno, maravilloso. Así habrá que revisar poco, el análisis se reducirá a concluir que todo lo planeado, propuesto y ejecutado por dicho personaje fue malo, abusivo, incompleto y hasta corrupto.

Hasta donde vamos, un actor: el culpable. Pero no olvidemos el segundo, el silencioso, el culpable no detectado por la revisión simplista.

En toda esta situación lamentable de la División Mayor del Fútbol Colombiano ya hay un culpable totalmente identificado, el Presidente Jorge Enrique Vélez, quien se irá de su cargo y seguro en unos años será olvidado. ¿Errores? Muchos, todos si se quiere, comenzando por la sobradez y el despotismo en las declaraciones sobre algunos temas, como si la gente, el gobierno, los medios y el país mismo estuviera por debajo del fútbol profesional. Pero no el único culpable. La voz y el voto del Presidente de Dimayor no vale por 36.

Este texto no incluye el panorama completo de lo que pasa y lo que va a pasar, porque quien escribe, no lo conoce. Tantos intereses, tantos actores, tantos movimientos ocultos y ahora la existencia de dos bandos, imposibilitan la opción de jugársela y tomar partido. Vaya usted a saber cuál es la verdad y la razón, si es que existe.

Sin respuestas pero sí con muchas preguntas, porque el hecho de pensar que la culpa es de uno, o que cambiando de Presidente estamos salvados, es en gran parte lo que tiene a todo el Fútbol FIFA de Colombia en una situación preocupante. Por ejemplo… ¿Quiénes y por qué eligieron al Presidente? ¿Por qué valoran intereses políticos por encima de la capacidad en administrción deportiva? ¿Quiénes y por qué promovieron el contrato de TV internacional? ¿Quiénes conocían y/o han tenido que ver con los escándalos en FCF? ¿Qué van a hacer con los clubes que no tienen verdadera estructura de club profesional? ¿En qué está la DIFÚTBOL? ¿Quiénes van a trabajar en serio por el fútbol femenino?

Hay un partido que quienes esquivan responsabilidades ya ganaron, ese mismo, el de tener al primer culpable. Algunos lo llaman Dimayor y otros lo llaman Presidente, pero todo el país está en contra y allí se canaliza la ira y la desaprobación, como si “Dimayor” fuera una fuerza oscura, una energía negativa que hace todo el daño posible pero no se sabe de dónde proviene; olvidando que son los mismos clubes y sus representantes quienes toman las decisiones estructurales para la entidad.

Dirigentes que siendo dueños buscan la ganancia personal y/o el beneficio de su club. Dirigentes que siendo empleados tabajan por su empresa y al tiempo promueven su nombre buscando puestos en Federación. Dirigentes que siendo buenos poco pueden hacer por que los debates van en otra dirección y las mayorías los minimizan.

La pandemia y la crisis fueron un detonante, pero el problema no viene de hace cuatro meses. Ya se entiende por qué tantos vacíos y falta de evolución. La División se hizo Mayor, ahora vemos las grietas.

@tiagoaristi
#EBdT
#FútbolEscrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *