Sobre promesas | Kéner Julián Valencia Chará

Futbolista de calidad, joven amable, buena gente y carismático, nacido el 4 de octubre del 2001. De Guachené, que por esas épocas no era un municipio, sino una vereda de Caloto, por lo cual el lugar de nacimiento de su registro es Caloto. Perfil derecho. Mide 1,84 metros y usa guayos talla 10.

Se crió en el mismo Guachené, el último de los 41 municipios del departamento de Cauca, allí vivió hasta los 8 años junto a sus hermanos, su madre, su abuela, su tía y sus primos. Fue a esa edad cuando su madre, Adriana Chará, como cabeza del hogar decidió ir al departamento de Casanare en busca de oportunidades. Fue una niñez difícil, no pasó hambre gracias a la fuerza y valentía de doña Adriana que se levantaba a las 3 ó 4 de la mañana pasar salir a buscar el sustento como fuera, hasta tapando caña.

Siendo conocedora de los procesos del aceite de la palma africana, encontró en los llanos una luz para sacar adelante a sus hijos. El padre de Kéner, don Albeiro Valencia quien no vivía con la familia, se quedó en Cauca y Kéner viajó con su madre y con sus hermanos Esteban y Adrián Estiven, para luego establecerse definitivamente en el municipio de Villanueva.

De niño, en su familia le decían “Maneco”, apodo que no le gustaba mucho, pero al que tampoco se opuso. En Cortuluá le pusieron “Demba” por su supuesto parecido con el delantero francés nacionalizado senegalés Demba Ba.

Sus primeros golpeos de balón los dio en la cancha de la vereda El Guabal en Guachené. Allí jugaba con sus primos y amigos y cuando no, iba solo a la cancha con una pelota. Recuerda Kéner que nadie le enseñó precisamente a jugar. “Creo que fue un don que Dios me dio. Me gustaba el fútbol pero no era muy apasionado. No entrenaba, solo iba a jugar”.

Cuando llegó a Villanueva, empezó su proceso formativo de verdad. Jugó en la Escuela de Guaicaramo donde trabajaba su madre, una empresa procesadora de palma de aceite, también jugó en Semillano FC y gran parte de su formación la tuvo en Criollanos FC, club de donde salió para Cortuluá.

Ha jugado de extremo y de lateral derecho, pero su propia evolución y los goles que ha marcado lo han hecho enamorarse de la posición de delantero, en la cual se ha destacado y ha tenido sus mejores logros.

Llegó a Cortuluá en 2015 por medio de Jair Mina, tío de Yerry Mina, empresario y gran conocedor del talento caucano. En el equipo corazón se ha destacado en torneos regionales y nacionales. Uno de los logros más importantes fue el título del Torneo Nacional de Clubes Sub 17 en 2018 haciendo dupla ofensiva con Juan David Martínez quien en 2019 llegó al equipo Sub 20 de Sao Paulo de Brasil y a mitad de marzo de 2020 firmó con Coritiba del mismo país. Este grupo era dirigido por el DT Víctor Cuartas, en la semifinal eliminaron a Atlético Nacional y en la gran final vencieron al Independiente Medellín.

Siempre agradecido, Kéner guarda en su memoria con mucho aprecio a los integrantes de cuerpos técnicos que lo han formado. “Hay muchas personas que me han ayudado a crecer profesionalmente y personalmente, que me han dado confianza y muy buenos aprendizajes, entre ellos Wágner Sinisterra, Olmes Quintero, Odimar Campo, Rodrigo Calonge, Oscar Bosa, el PF Diego, Robert Carabalí, Álvaro Hernández, Víctor Cuartas y muchos más. A todos ellos estoy agradecido”.

Su debut profesional fue el 9 de febrero de 2019 en la segunda fecha del Torneo Águila, siendo visitantes frente a Atlético en el Estadio Pascual Guerrero. Ese día ganaron 0-2 con anotación de Guillermo Murillo y un gol en contra de José Barriosnuevo. Kéner ingresó a los 26 minutos del segundo tiempo en lugar de Heisen Hower Izquierdo, por decisión del entrenador antioqueño Álvaro Hernández.

Recuerda su primer partido profesional con mucha alegría. “Fue un día maravilloso, impresionante, aunque no puedo decir que fue el debut soñado, pero fue muy bueno. Apenas entré pedí el balón. Fueron 20 minutos de mucha alegría”. Con Cortuluá jugó en total cinco partidos, cuatro en el Torneo Águila (Segunda división) y un partido de Copa Águila. De esos cinco, tres como titular.

Se define como “un jugador muy potente y con buen regate, que le gusta la pelota y la conducción, que ataca el espacio sacándole provecho a la velocidad y con buen remate de media distancia”.

En el fútbol nacional es un admirador de Teófilo Gutiérrez por su forma de jugar y de Michael Rangel por su condición de goleador. Del fútbol internacional admira al belga Romelu Lukaku porque se identifica con su potencia y su aprovechamiento de los espacios.

Jugó en la Selección Valle Juvenil y actualmente integra el proceso de la Selección Colombia Sub 20 que jugará el Torneo Sudamericano el próximo año. Con este grupo jugó la SBS Cup International Youth Soccer en Japón y además quedó campeón. En suelo asiático marcó su primer gol con la camiseta de la selección nacional, fue jugando contra Bélgica con un remate cruzado de pierna derecha tras pase de Andrés Juan Arroyo, jugador del Deportivo Cali.

Gol vs Bélgica (1:11:38)

A finales del 2019, Kéner viajó a España junto con su compañero Mateo Velasco para una pruebas en el Valencia CF; lastimosamente el plan no se concretó, las cosas no salieron como quería, pero luego de un par de meses estaba finiquitando su llegada al Cagliari de Italia después de estar 20 días a prueba. Llegó a Cagliari en el inicio del 2020 para jugar con el equipo Primavera, integrado por jugadores nacidos en el 2000, 2001 y 2002.

Sueña primero con seguir en el proceso de Selección Colombia, jugar al fútbol por muchos años hasta ser reconocido en Colombia y en todo el mundo y poder cumplirle un sueño a su mamá “tener una casa muy grande”. Por ella que es su heroína, por su familia que es su motivación, por su esfuerzo, su buen comportamiento y sus valores, Kéner y su gente se merecen la casa grande.

@tiagoaristi
#EBdT

#SobrePromesas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *