El sueño del pibe, capítulo 13

La arena y el asfalto fueron testigos de su calidad, ahora el fútbol profesional y los grandes estadios del país lo tienen como uno de sus habituales visitantes. Esfuerzo, familia y sacrificio han sido las claves para que Neyder Stiven Moreno Betancur haya cumplido sus primeros sueños y ya tenga muchos más en mente.

Categoría 97, de San Javier, El Socorro, en la Comuna 13. Allí, entre la música y la pelota, con un “picadito” de fondo, hablamos con Neyder de su niñez, su vida y sus sueños.

¿Qué se le viene a la mente a Neyder Moreno cuando piensa en un balón?

“Muchos recuerdos. Momentos bonitos y difíciles. Recuerdo mucho que vivía loco detrás de un balón desde pequeño, eso hacía que no me mantuviera en las calles… el barrio era pesado. Siempre estuve pendiente de cumplir un sueño que era ser futbolista profesional”.

Y suponemos que fue vital el apoyo de la familia…

“Mi familia fue incondicional. Siempre estuvieron ahí apoyándome, nunca me dejaron solo. Cuando tuve la lesión (de rodilla) todo se puso muy difícil pero ellos siempre estuvieron apoyándome con fuerza, con voluntad y con la esperanza de que se iba a cumplir el sueño”

¿Cómo fue todo el proceso de crecimiento personal y deportivo en medio la problemática social de la zona donde vivía?

“Como todos sabemos, la Comuna 13 ha sido uno de los sectores con más problemáticas de la ciudad, pero cuando uno tiene un sueño y lucha por él, se puede cumplir. Mantenía pendiente del fútbol, ni estudiaba casi (risas), faltaba a clase por estar jugando aunque sé que eso no estaba bien. Siempre fue mi sueño y mi meta ser futbolista profesional y me esforcé mucho en lo deportivo por conseguirlo”.

¿En qué momento llegó a Envigado FC y cómo se dio ese proceso?

Desde muy pequeño hacía parte de una escuela del barrio que se llamaba El Socorro y la manejaba el tío de Juan Fernando Quintero. Él siempre me prometía que me iba a conseguir el formulario para llegar a la Escuela de Envigado FC, me lo prometía él y me lo prometía José de Arco, pero no llegaba la oportunidad. Mi padrastro era conductor de buses de la Comuna 13 y conoció a alguien que le ayudó a conseguir el formulario y entré a la escuela como desde los ocho años y ahí empecé el proceso.

Y ahí comenzó una seguidilla de años de entrenamiento y aprendizaje, atravesando la ciudad para ir a entrenar, de San Javier al Polideportivo Sur. ¿Qué implicaba esa distancia? siendo un niño por esa época…

“Implicaba una madrugada muy grande (risas). Tocaba despertarme una hora y media antes del entrenamiento. Si la práctica era a las 6:00 a.m. entonces a las 4:30 a.m. ya tenía que estar levantado para bañarme, desayunar y salir a una hora de trayecto. Era fácil porque me quedaba cerca la estación del Metro, pero se dificultaba cuando el barrio estaba en conflicto, porque era imposible salir y faltaba a los entrenamientos”.

¿Cuál ha sido el momento más difícil?

“Cuando pasé por la lesión. Fue una operación de menisco y como no tenía contrato me operaron por la EPS y ya todos sabemos cómo está la salud en este momento en el país. Fue duro porque me demoré un año sin jugar, con una lesión que si hubiera salido todo rápido, no me iba a demorar si mucho un mes y medio. Sin duda fue el momento más duro”.

¿Quiénes han sido las personas más importantes en el proceso deportivo desde niño?

“Desde pequeño tuve personas muy importantes que me ayudaron a crecer como persona y futbolista. Recuerdo al profe Darío cuando estaba en la escuelita, él también es de la Comuna 13. Luego a todos los profes de cada categoría y sin duda al profe Juan Carlos Ramírez que fue quien me dio más continuidad y al profe Eduardo Lara que me potenció para seguir creciendo y poder cumplir otro sueño que era salir a jugar en unos de los equipos más grandes del país”.

¿Un gol que recuerde por encima de todos?

“Todos los goles los recuerdo mucho, pero el gol del debut es el más importante porque era mi primer partido como profesional. Cualquier jugador que esté luchando por debutar, sueña con un gol en ese partido”.

¿Cómo fue el debut?

“Inexplicable. Fue muy emocionante e inesperado. Venía trabajando bien y llegó en el momento indicado, cuando mejor preparado estaba. Fue el sueño del pibe”.

Por eso días era un jugador destacado del Sub 20 pero había buena competencia en el grupo, era difícil sobresalir. ¿Recuerda ese momento cuando le dijeron que iba con el primer equipo?

“El profe Juan Carlos Ramírez fue un pilar fundamental en eso. Cuando él llegó como Asistente Técnico del profesional me dijo que me iban a llevar a entrenar con ellos y que me iba a estar apoyando. Ese día me dijo antes de empezar el entrenamiento que la metiera toda que tenía buenas posibilidades de ir convocado. Y la ilusión de uno es esa, hacer las cosas bien para demostrar y hacerse notar. Eso fue importante para ganarme el puesto. Habíamos 20 jugadores para escoger 18, ya iban 17 y nada que me mencionaban, hasta que mi nombre fue el último. Fue un momento muy especial, inolvidable, todos los compañeros me apoyaron y me felicitaron, igualmente cuando llegué al barrio a contarle a mi familia y a mis amigos, todos se pusieron muy felices”.

¿Qué es lo que más disfruta de ser futbolista profesional?

“Lo que más me gusta es ver a las personas y los niños que me tratan bien y quieren tomarse una foto conmigo o pedirme un autógrafo. Eso es muy motivante, se ve el trabajo que vengo haciendo, es muy significativo saber que uno puede ser un ejemplo para todos los jóvenes que están empezando y más los de mi barrio donde las cosas a veces se tornan difíciles”.

¿Y lo más duro?

“Cuando se aleja tanto de la familia es lo más complicado, pero tanto ellos como uno, sabemos que es por lo que uno luchó y lo que uno soñó, entonces ya vendrá el momento de compartir más en familia y con los amigos”.

Habló de ser ejemplo para los niños y la juventud. ¿Cuál cree que es la responsabilidad que tiene como un referente del barrio en lo deportivo?

“Debo ser un ejemplo a seguir. La situación del barrio puede ser difícil entonces es muy importante que ellos vean a una persona que creció acá desde niño y ahora está logrando cumplir sus sueños. Muchos se acercan y me preguntan que cómo hice y yo les hablo y les cuento mi historia. Es muy importante el apoyo de la familia, por el tiempo, por los pasajes, pero hay que luchar porque acá y en todos los barrios hay mucho talento. Cuando uno quiere, hace el esfuerzo y el sacrificio”.

Y ahora tiene una motivación más, Anthonella…

“Desde que me enteré que iba a ser padre salgo a la cancha con más ganas. Tengo la responsabilidad de ser su ejemplo, de educarla y enseñarle valores. Es muy motivante, hay que dejarlo todo por la familia.

¿Algún sueño internacional?

“Siempre he soñado con Real Madrid. Pero vamos a paso a paso, ahora mi sueño está en Atlético Nacional, en trabajar bien para ser llamado a una Selección Colombia y por qué no, jugar en Europa”.

¿Cuál es el ídolo del fútbol y a quién admira en su posición?

“Sigo mucho a Cristiano Ronaldo, es mi ejemplo de superación. Y en mi posición admiro mucho a Mateus Uribe, es el espejo más cercano que tengo”.

¿Piensa en un llamado a Selección Colombia?

“Todo es un proceso. Estoy en un equipo que siempre aporta jugadores a la Selección entonces la idea es trabajar bien para poder llegar algún día. Vamos paso a paso, empezando desde cero”.

¿Qué consejo le da a los niños que lo toman como ejemplo?

“Que sean muy constantes en el trabajo y en el sueño que quieren cumplir, que a veces en el barrio y en la familia puede haber problemas, pero desde que se pueda hacer el esfuerzo y sacrificar cosas por eso, se debe hacer; no va a ser fácil y habrá tropezones y bajones, pero con fe y confiando en Dios, todo se cumple”.

Otro ejemplo, otra historia. La Cantera de Héroes no solo se engrandece con la llegada de sus valores a cumplir sueños deportivos, sino con el crecimiento personal y deportivo que los jóvenes alcanzan, por su futuro y por sus familias.

Neyder Stiven Moreno betancur, de la Comuna 13, otro capítulo de sueños cumplidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *